Señalizan un centro de detención clandestino en Puerto Belgrano

0
362

La Base de Infantería de Marina Baterías será señalizada hoy como “Sitio de la Memoria del Terrorismo de Estado”.

La actividad se realizará en el ingreso a la séptima batería histórica, donde funcionó un centro clandestino de detención, tortura y exterminio en el que fueron vistas por última vez personas secuestradas por oficiales de la Base Naval de Puerto Belgrano y sus subordinados de Prefectura.

La señalización fue ordenada a fines de 2015, a pedido de los fiscales Miguel Palazzani y José Nebbia y de querellantes locales, por el Tribunal Oral Federal de Bahía Blanca que condenó por primera vez a una veintena de represores de la Armada por delitos de lesa humanidad en esa jurisdicción.

En esa sentencia se ordenó además realizar trabajos de prospección para recolectar nuevas pruebas, tarea aún pendiente por la demora en la asignación de recursos por parte del Consejo de la Magistratura de la Nación.

Puerto Belgrano es el mayor asentamiento naval del país y fue en el cine de esa base donde los oficiales navales supieron por primera vez sobre los “vuelos de la muerte” aprobados por la jerarquía católica que se aplicarían sistemáticamente después del Golpe de Estado.

Para los secuestrados de la zona usaron primero el Puesto 1, luego un barco desmantelado amarrado a un muelle, el buque “ARA 9 de Julio”, y finalmente una de las baterías históricas sobre la costa, fortalezas de piedra con paredes de un metro de ancho construidas a fines del siglo XIX para custodiar el puerto militar.

Los testimonios de los sobrevivientes coinciden desde el retorno de la democracia en describir un edificio viejo y húmedo en donde pasaban días y noches sobre colchonetas inmundas, vendados y encapuchados, al que los torturadores iban todos los días excepto el domingo (para no faltar a misa) y desde el que se escuchaba a gente distendida en una playa cercana.

Durante la inspección ocular que el fallecido fiscal general Hugo Cañón encabezó en 2007 un puñado de sobrevivientes recorrió la tercera y la sexta batería aunque aún no se sabía con certeza en cuál había funcionado el centro clandestino. Un año antes, en base a información aportada por familiares de una desaparecida, Página/12 había situado en la “séptima casamata” la siniestra historia de la navidad de 1976, que los marinos pretendieron celebrar con mujeres secuestradas.

La inspección ocular en el marco del juicio oral de 2015 permitió confirmar que fue precisamente en esa batería, las más inaccesible y alejada de Punta Alta, donde funcionó el centro de tortura y exterminio.

“Se constataron características geográficas y arquitectónicas particulares que no se han verificado en ninguna otra batería”, fundamentaron los jueces Jorge Ferro, José Triputti y Martín Bava en su sentencia.

“Si bien las casamatas se diseñaron para cumplir un mismo objetivo, el acceso a cada una de ellas es muy distinto” y la séptima se diferencia por sus “características exteriores: playón de cemento, mangrullo, piletas para lavar, construcciones de estilo inglés”, enumeraron.

“Si tenemos en cuenta que los testigos se refirieron a ellas antes de realizar la visita, y en el momento las reconocieron, no tenemos dudas de que fue en ese lugar donde funcionó el centro de detención”, afirmaron.

Tal como habían sostenido al dictar la medida cautelar para preservar y conservar el lugar pedida por Palazzani y Nebbia, los jueces consideraron “de suma importancia reconocer la dimensión histórica y cultural” del ex centro clandestino y transformarlo en Sitio de Memoria “para la reflexión de la sociedad y sobre todo con el objetivo de que los hechos no vuelvan a producirse”.

Además de la señalización, que llegará con cuatro años de demora, el tribunal ordenó a pedido de los fiscales que la asociación Memoria Abierta realice en la “Séptima Batería” los mismos trabajos de prospección que permitieron recolectar abundantes pruebas en el predio del Ejército donde funcionó el centro clandestino La Escuelita, en Bahía Blanca.

Esa tarea fue encomendada al juzgado federal que instruye la causa y depende para su concreción de los fondos que debería enviar el Consejo de la Magistratura.

En la “Séptima Batería” fueron vistos por última vez los desaparecidos Carlos Oliva, Norberto Eraldo, Jorge Del Río, Víctor Carcedo, Horacio Russín, Néstor Grill, Cora Pioli y Daniel Carrá, precisó la Unidad Fiscal sobre delitos de lesa humanidad bahiense.

También estuvo allí Laura Martinelli, asesinada en un enfrentamiento fraguado. Por sus secuestros, torturas y desapariciones ya fueron condenados los marinos Oscar Castro, Gerardo Pazos, Eduardo Fracassi, Enrique De León, Luis Alberto Pons y Sergio Aráoz de Lamadrid.

La señalización a cargo de la red de Sitios de Memoria de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación está prevista para las 11.30hs.

El Movimiento por la Verdad y la Justicia de Punta Alta (MoVeJuPA), que recibe adhesiones en movejupa@gmail.com , convoca a concentrarse una hora antes en el Espacio de la Memoria, en Primera Junta y el camino a la playa de Arroyo Parejas.