Se tensa el conflicto entre los municipales de Coronel Suárez y el intendente Moccero

0
353

El Ejecutivo de Coronel Suárez y el Sindicato de Trabajadores Municipales, continúan en conflicto.

El intendente, Ricardo Moccero, aseguró que la mayoría de los empleados, unos 1.100 volvieron a sus puestos tras aceptar un aumento salarial del 60 %, y que apenas 200 se mantienen movilizados.

“Hemos dado muestras de buena voluntad, acercando 2 puntos más a julio; este mes estarían cobrando un 10 % más y entre agosto y septiembre se liquidaría el 60 % anual” afirmó el jefe comunal a Suárez al Día, y aclaró estar en el “límite y excedidos proyectando deuda” en lo que significa el presupuesto destinado a salarios.

Para Moccero, se trata de actitudes “propias de la gente que no quiere trabajar, que solo busca el caos e irritar a la población. Porque el derecho a huelga está por ley, pero el derecho a dejar trabajar a los que quieren hacerlo también; no nos dejan sacar los recolectores del corralón por lo que tuvimos que contratar una empresa y estamos analizando tercerizar la recolección”, explicó.

Por su parte, el secretario general del STM, Rubén Allende, sostuvo que se mantienen en estado de alerta porque la última propuesta del municipio no fue una mejora “porque sigue sobre los mismos porcentajes” y que lo único distinto “es que han acercado estos porcentajes a julio un 10 %, agosto un 6,2 % y septiembre un 8,1 %, pero sobre la base de los salarios de marzo”.

“La asamblea le pide que sea acumulativo. El día lunes tratamos de que nos reciba el intendente y ahora dice que bajo presión no negocia porque estamos de asamblea, pero tuvo un mes de conciliación obligatoria sin asambleas y no hizo ni una mísera oferta. Por un lado reconoce que los aumentos son muy bajos, pero por otro lado dice que nosotros somos inaccesibles. La asamblea le estaba pidiendo un 50 % a partir de mayo, y accedió a un 39 % a partir de junio, pero que sea acumulativo. Con el último acercamiento que hizo de los porcentajes nosotros planteamos que para llevarlo a asamblea tenía que por lo menos respetar las garantías constitucionales y respetar las libertades sindicales. El derogó un código de descuento al sindicato, mandó descuentos arbitrarios incluso a gente que no estaba haciendo asamblea, no respeta a los servicios públicos municipales y contrata una empresa de afuera que no contempla el reciclado”, se quejó.