Fue inaugurado el partidor Piñeyro, megaobra clave para el sudoeste

0
289

Quedó inaugurado este mediodía en Coronel Suárez, el Partidor de Piñeyro, una obra de ingeniería que soluciona para siempre problemas hidráulicos del sudoeste de la provincia.

Participaron del acto el vicegobernador Daniel Salvador, el ministro de Infraestructura Roberto Gigante, el Agroindustria, Leonardo Sarquis, además del intendente local Roberto Palacio, y sus pares y funcionarios de Adolfo Alsina, Guaminí, Saavedra y Daireaux.

Los trabajos, que tuvieron un presupuesto inicial de 224 millones de pesos y que finalmente significó una inversión de casi 500 millones de pesos, permitirán regular el caudal de agua que baja de las sierras a las lagunas Encadenadas del Oeste y, de esta forma, desterrar para siempre el riesgo de que vuelva a ocurrir una inundación como la que arrasó a Epecuén en 1985.

El Partidor es un sistema de compuertas ubicado sobre el río Sauce Corto, el curso de agua que nace en las sierras de Ventania y desemboca en la laguna Alsina (Guaminí).

Su función es, precisamente, “partir” las aguas del Sauce Corto; de esta forma, pueden ser derivadas hacia las Encadenadas del Oeste (Alsina, Cochicó, Del Monte, del Venado y Epecuén) o al arroyo Huáscar.

Este es un aspecto central de la obra, ya que el sistema de las Encadenadas del Oeste es cerrado (no tiene salida al mar) y cualquier exceso de agua extraordinario dentro de la cuenca eleva el nivel de las lagunas, poniendo en serio riesgo de inundación a las localidades cercanas, como Guaminí y Carhué.

En cambio, el arroyo Huáscar desemboca en la cuenca del Vallimanca y, de allí, a la del Salado, que sí tiene salida al mar.

Los trabajos realizados contemplaron el reemplazo del viejo Partidor de Piñeyro por nuevas estructuras reguladoras del agua ubicadas sobre el río Sauce Corto y el arroyo Huáscar.

Además, el Huáscar fue canalizado para duplicar la capacidad de su cauce y se ejecutaron contenciones y alcantarillas laterales (éstas últimas permitirán el mejor ingreso de agua hacia el canal ).

También se efectuó un terraplén de 2,5 metros de altura, en promedio, lo que -dijo Gigante- “garantizará el paso del agua de crecidas sin perjuicio para los campos linderos”. Además, se ha instalado un sistema de claquetas que se ha implementado, sistema que permitirá el escurrimiento del agua de los campos hacia el canal principal, pero que a su vez impiden el ingreso de agua desbordada desde el canal hacia los campos, con lo cual se soluciona un problema histórico para los productores ribereños de nuestro distrito.